Incluso llegaron a su alma. La destruyeron, la devoraron, lo despojaron de ella y tomaron su lugar. Sin ser capaz de recordar su deber o su pasado, comenzó a sentir sed de sueños infantiles.
(…)

Incluso llegaron a su alma. La destruyeron, la devoraron, lo despojaron de ella y tomaron su lugar. Sin ser capaz de recordar su deber o su pasado, comenzó a sentir sed de sueños infantiles.

(…)